Saltar al contenido

Espinacas

Época de siembra: Agosto a febrero
Profundidad de siembra: 1 – 2 cm
Marco de cultivo: 10-20 x 10-20 cm
Observaciones: Siembra directa a voleo o en líneas y aclareo posterior
Recolección: A los 2 – 3 meses
Exposición solar: Tolera la sombra y la humedad.
Riego: Frecuente, regular.

Las nutritivas espinacas son de preferencia un cultivo otoñal y primaveral en la mayoría de zonas peninsulares, a excepción de las zonas frías, en que se las cultiva de primavera a otoño, ya que su máxima debilidad es que soportan mal las altas temperaturas veraniegas (y tienden a espigarse en cuanto llegan los calores). De todos modos, la selección acertada de entre las muchas variedades de espinacas existentes, permite su cultivo casi todo el año, ya que podemos hallar semillas de espinacas de verano, resistentes al espigado.

Tierra-abonado: prefieren tierras frescas, aireadas y ricas en humus, aunque no precisan abonados, estercoladuras o aportes de compost adicionales, pudiendo desarrollarse bien con los restos de compost de los cultivos precedentes.

De todos modos podemos ayudar a un mejor desarrollo depositando sobre la tierra una capita de lombricompost después de la siembra.

Siembra: conviene rastrillar y alisar bien la tierra antes de realizar la siembra, que puede hacerse a voleo o en líneas (separadas unos 20 a 30 cm, en función del porte que alcance la variedad elegida). Pueden sembrarse en semillero para su posterior trasplante.

Labores de mantenimiento: a los 10 o 15 días de la nascencia, conviene realizar un primer clareo, dejando unos 4 a 8 cm entre espinacas. Cuando las hojas alcanzan un tamaño adecuado, podemos empezar a cortar las hojas grandes selectivamente (como con las hojas de las acelgas), y seguiremos cosechando durante 1 o 2 meses.

También podemos esperar a que alcancen su máximo desarrollo y cortarlas de raíz, cosechándolas de una sola vez. En Europa es frecuente sembrar espinacas a voleo en las parcelas libres en otoño como abono verde (3 g de semillas para 10 m2), y se corta las plantas de espinaca, dejándolas de acolchado a partir de que espiguen y se pongan en flor.